Avances tecnológicos en medicina
¿Nos estamos quedando atrás? Parte II

Avances tecnológicos en medicina
¿Nos estamos quedando atrás? Parte II

Accesos Vasculares FASVA

En esta segunda entrega sigo dándoles ejemplos de cómo en ciertas disciplinas médicas estamos viendo un desarrollo tecnológico que nos hace pensar que se trata de ciencia ficción. Esta vez nos dedicaremos a hablar de las aplicaciones robóticas.

De acuerdo con un reciente informe de Credence Research, empresa norteamericana especializada en investigación y consultoría, el mercado global de la robótica médica se valoró en 7.240 millones de dólares en 2015 y se espera que crezca a 20 mil millones en 2023. Un factor clave para este crecimiento, es la demanda de robots para cirugías mínimamente invasivas, especialmente para procedimientos neurológicos, ortopédicos y laparoscópicos.

Como resultado, una amplia gama de robots se está desarrollando para cumplir una importante variedad de funciones dentro del entorno médico: Los especializados en el tratamiento humano, que incluyen robots quirúrgicos y de rehabilitación. Los dispositivos robóticos asistenciales y terapéuticos, que ayudan a los pacientes a rehabilitarse de condiciones graves como accidentes cerebrovasculares, y los empáticos, que ayudan en el cuidado de personas mayores o con problemas físicos o mentales. También están los robots industriales, que asumen una serie de tareas rutinarias, como esterilizar habitaciones y proveer de suministros médicos, equipo y medicamentos.

Nos centraremos en los robots quirúrgicos, esencialmente, en el Sistema Quirúrgico da Vinci®.
Si bien la cirugía asistida por robot se empezó a realizar desde el año 2000 en Estados Unidos cuando la FDA aprobó el Sistema Quirúrgico da Vinci®, desarrollado por la compañía americana Intuitive Surgical, en Colombia se empezaron a hacer las primeras cirugías asistidas por robot en el año 2010. Entonces, sólo un hospital en Bogotá contaba con el robot. Hoy en día, hay 5 robots cirujanos en el país y cada vez más especialistas son entrenados para su manejo. Así mismo el Sistema da Vinci®, que sigue evolucionando, ya va en la cuarta generación, el cual también se encuentra en Colombia. Definitivamente, los avances en la tecnología médica son realmente sorprendentes. Sin embargo, la inversión que implica para las instituciones la adopción de esta tecnología, es una barrera impide que vayamos al mismo ritmo de países desarrollados.

Esta publicación es una traducción y adaptación de información ya publicada en:

Deja un Comentario

Name*

Email* (never published)

Website